footer

Lo mejor que podíamos hacer, dadas las circunsatancias, era una revolución

...::Politocracia::... | Doce años de mentiras
1447
single,single-post,postid-1447,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.1,side_area_slide_with_content,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

Doce años de mentiras

Por Agustín L de la Cruz.

Jueves 11 de marzo de 2004… qué lejos queda en la memoria. Estábamos en plena campaña electoral, entonces por IU (hasta en eso hemos cambiado algunos), y estábamos en Guadalajara, desde donde salió uno de los trenes que estallarían en Atocha. La campaña se suspendió y todos nos quedamos llenos de estupor ante la masacre terrorista. Recuerdo a un compañero que ya el mismo 11 de marzo lanzó sus sospechas, convertidas más adelante en certeza: aquello no podía ser obra de ETA.

El resto es historia. La mía personal y la de muchos otros se cuenta en Pázsalo: multitud en rebelión, un libro que es ya casi pieza arqueológica: en esos días, cuando no existían redes sociales, las revueltas se organizaban vía SMS. Un año más tarde, a mediados de 2005, la comisión de investigación del 11M llamaba a declarar a un tal José María Aznar. Recuerdo coger un tren de Guadalajara a Madrid, la misma ruta de la barbarie, para llegar a tiempo al Congreso y protestar ante la llegada del gran estadista. Rodeados de policías, quienes allí nos congregamos ni siquiera pudimos ver al eximio expresidente. Ejercicio de memoria: la comisión de investigación concluyó que Aznar “manipuló” y “tergiversó” la información sobre el atentado por interés electoral.

Pasó el tiempo, se detuvo a los responsables de la masacre y un tribunal de justicia los declaró culpables. Nos encontramos ahora en el duodécimo aniversario del 11M. Todo es agua pasada… o tal vez no. Resulta que el actual presidente del Gobierno (en funciones) es la misma persona española que el sábado 13 de marzo de 2004 concedía una entrevista al diario El Mundo en la que afirmaba que los atentados eran obra de ETA. Un día antes de las elecciones, en plena jornada de reflexión. El mismo presidente (en funciones), entonces candidato, que mandó un SMS de ánimo al tesorero de su partido tras conocer que había sido arrestado: qué uso tan “alternativo” para un SMS, respecto a los de aquellos días de marzo.

Todavía hoy, gracias a una miserable campaña de manipulación informativa sostenida en el tiempo, algunos de mis compatriotas creen que ETA (o incluso el PSOE, o incluso el propio Zapatero) tuvo algo que ver con el 11M. Sospecho que son los mismos compatriotas que votaron, han votado y volverán a votar pronto al presidente (en funciones) que mintió deliberadamente aquel 13 de marzo y ha mentido tantas otras veces desde entonces, sumergido en plasma o fuera de él. Doce años de mentiras, y muchos más de financiación ilegal: y sin embargo, sigue siendo presidente del Gobierno (en funciones). Y su partido en Valencia, calificado por la justicia como “organización criminal”. Pero doce años no es nada, sobre todo si nos gobierna la desmemoria.

No Comments

Post a Comment

*