fondo la nueve

La Nueve (patriotas frente a vendepatrias)

Por Agustín L de la Cruz.

El pasado jueves, entre el barullo de las noticias que apestan a corrupción, llegaba como un viento de primavera la inauguración de un jardín en memoria de La Nueve, la compañía de republicanos españoles que liberaron París del yugo del nazismo.

Demos un salto en el tiempo hacia los años cuarenta del siglo pasado: mientras en España los golpistas robaban, encarcelaban y mataban, otros españoles se alistaban en la Novena Compañía, Segunda División Blindada del Ejército de la Francia Libre, españoles que habían perdido una guerra pero confiaban en ganar la mundial para liberar su patria de los vendepatrias. Sufrieron el rigor y la vergüenza de los campos de concentración, pasaron al norte de África y de allí a Inglaterra, desembarcaron en Normandía, entraron en París antes que nadie, fueron a buscar a Hitler a su Nido de Águilas; ganaron, pero no pudieron recuperar su querida España. De los 160 hombres que formaban La Nueve, 146 de ellos españoles, sólo dieciséis sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial.

foto la nueve

Foto: Desfile por los Campos Elíseos de unidades pertenecientes a “la nueve” tras la liberación de París.

Y ahora volvamos al presente: mientras conocíamos la detención de todo un expresidente de la Comunidad de Madrid, las lágrimas de cocodrilo de su jefa, la imputación del director de un periódico, el arresto de un empresario que hace yoga con Su Majestad la Reina de España, la llamada a declarar al presidente del Gobierno por la financiación ilegal de su partido, los turbios manejos del fiscal jefe anticorrupción que se postula para el título de fiscal jefe procorrupción; mientras sucedía todo esto, las alcaldesas de Madrid y de París rendían homenaje a un anciano de 96 años, último superviviente de La Nueve. Se llama Rafael Gómez, luce en su pecho la medalla de la Legión de Honor francesa, y no quiso tomar la palabra durante el homenaje más que para dar las gracias.

Se atribuye a Oscar Wilde la frase: “el patriotismo es el último refugio de los depravados”. Hay un hilo que recorre nuestra memoria a lo largo de los últimos ochenta años: de un lado están los depravados, los que se proclaman patriotas mientras saquean su patria, evaden impuestos, venden lo público para mayor negocio de sus amiguetes, abren cuentas en paraísos fiscales y utilizan a su favor todos los resortes del poder porque llevan ochenta años acostumbrados a hacerlo; del otro lado del hilo de la memoria estamos los republicanos, en sentido estricto, para hablar con propiedad vayamos al diccionario: “República: Por oposición a los gobiernos injustos, como el despotismo o la tiranía, forma de gobierno regida por el interés común, la justicia y la igualdad”.

No Comments

Post a Comment

*