footer

Lo mejor que podíamos hacer, dadas las circunstancias, era una revolución

Categorías

¿Me puedo cagar en Rajoy? - ...::Politocracia::...
830
single,single-post,postid-830,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.1,side_area_slide_with_content,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

¿Me puedo cagar en Rajoy?

Uno de los mejores ejemplos de Estado Policial lo encontramos en la literatura, la novela de George Orwell 1984,  describe un régimen totalitario que utiliza el pretexto de la guerra constante para permitir que la policía y la extrema vigilancia controlen a la población. Otro ejemplo, también literario, es el que nos presenta la novela gráfica V de Vendeta  de Alan Moore ambientada en un gobierno Británico controlador de los medios de comunicación y donde no existe la oposición.

Con la nueva Ley de Seguridad Ciudadana (ley mordaza) y la nueva reforma del Código Penal no puedo dejar de sentirme un poco más Estado Policial y un poco menos Estado de libertades. Porque ¿era necesaria en España una ley de estas características? la respuesta es no. Vivimos en un país mayormente conformista en el que llevamos pasados los peores años de crisis que se recuerdan, la tasa de paro es insoportable, los jóvenes no tienen futuro, la corrupción campa a sus anchas, el gobierno legisla a golpe de decreto… Y sin embargo no ha pasado nada, no ha habido grandes revueltas sociales ni se han tomado las calles, tampoco ha habido agresiones a políticos ni a banqueros.

Por eso mantengo que esta ley no persigue castigarnos, persigue callarnos. Las durísimas sanciones que impone están hechas para disuadir al personal de cualquier manifestación pública de sus ideas, ¿a qué maquiavélico gobierno se le ocurre atentar así contra la libertad de expresión y disfrazarlo de seguridad colectiva? tenemos la respuesta en las declaraciones de ayer de una Ministra “las urnas son peligrosas” refiriéndose al referendum griego. Se trata de un gobierno profundamente antidemocrático que teme a las urnas como a la manifestación espontánea de ideas divergentes.

Así que he de reconocer que hoy al ponerme a escribir me asaltaba la duda de si podría cagarme o no en Rajoy. Y llego a dos conclusiones, una es que sólo con el hecho de dudarlo el gobierno ya  ha conseguido parte de su objetivo. La otra conclusión es que prefiero vivir en un país en el que pueda cagarme en mi Presidente las veces que me de la gana.

¡Me cago en ti Mariano!

Texto: Francisco Blanco

No Comments

Post a Comment

*