footer

Lo mejor que podíamos hacer, dadas las circunsatancias, era una revolución

...::Politocracia::... | Venezuela y la campaña del miedo
1649
single,single-post,postid-1649,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.1,side_area_slide_with_content,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive
 

Venezuela y la campaña del miedo

fondo miedo

Venezuela y la campaña del miedo

Por Francisco Blanco.

En 1498, en su tercer viaje, Colón llega y circunnavega Venezuela. En su carta a los RR.CC expresa haber llegado al Paraíso Terrenal.

“…Torno a mi propósito referente a la Tierra de Gracia, al río y lago que allí hallé, tan grande que más se le puede llamar mar que lago, porque lago es lugar de agua, y en siendo grande se le llama mar, por lo que se les llama de esta manera al de Galilea y al Muerto. Y digo que si este río no procede del Paraíso Terrenal, viene y procede de tierra infinita, del Continente Austral, del cual hasta ahora no se ha tenido noticia; mas yo muy asentado tengo en mi ánima que allí donde dije, en Tierra de Gracia, se halla el Paraíso Terrenal

Justo 518 años después, los intereses del Reino de España (es decir, de los gobernantes del Reino de España) vuelven a mirar hacia Caracas, alguno incluso ha descubierto hace poco que esta es su capital.

Desde que Podemos irrumpe en la vida política española,  en Enero de 2014, y con su posterior auge hasta llegar a situarse como primera fuerza en intención de voto. Muchos han sido los intentos para hundir al enemigo que viene a constatar que todas las políticas que nos han traído a la crisis tienen nombre y apellido, y que lejos de levantar los hombros afirmando que no tenemos alternativa presenta a las masas una serie de alternativas, muchas de ellas reales, y reinstaura en la sufrida población ese regustillo de esperanza que tanto había ansiado.

La campaña del desprestigio toma forma y los distintos poderes del Estado se ponen en marcha y no tardan en dar con la clave para frenar el auge podemita, “La campaña del miedo”. Consistente en pintar la apocalíptica realidad que se nos presentaría si Podemos llegase a gobernar. No es necesario inventar esa futurible realidad, basta con buscar en el mapa, ¡¡eureka!! es entonces cuando deciden que los problemas de los Venezolanos serán nuestros problemas.

La campaña surte efecto:

Los informativos dejan de abrir con los datos positivos de la bajada de la prima de riesgo, eso ya no le importa a nadie. La crisis en Venezuela es mucho más efectiva y la población comprueba que quizá no estemos tan mal como podríamos estar. Dos factores convierten a la campaña del miedo en un éxito.

Uno. Venezuela constata los más antiguos temores de la izquierda. Un partido que llega al poder aupado por el pueblo con ideas socialistas y promesas de cambio para la población más desfavorecida, la mayoría. Pero difícil de encajar en un mundo dónde el capitalismo ha triunfado (véase la Europa actual, o el  Top Secret TTIP, o la China Comunista/capitalista). Los líderes comienzan a ser venerados  a la par que odiados y tirar de autoritarismo se convierte en necesario para llevar a cabo las políticas. Las leyes parlamentarias se sustituyen por los Decretos y las manifestaciones en la calle resultan muy molestas ahora que son contra el gobierno de la revolución. La prensa internacional maltrata al régimen pero la nacional no porque se puede evitar, y quizá la revolución iniciada lleve más de lo esperado por lo que conviene  perpetuar al líder en el poder, la democracia sólo pondría palos en la rueda.

Dos. La vinculación de líderes de Podemos con el “chavismo” es innegable, esa fascinación casi mesiánica hacia Chávez y su sistema socialista que tanto les ha costado negar. La sombra de un gobierno socialista, pero también autoritario y radical planea sobre Monedero o Iglesias. Parte de la población hace extensible esto a todo el partido y las personas que lo componen, dan igual las condenas públicas que ahora se hagan hacia el gobierno de Maduro. Llegan tarde y la campaña del miedo ya ha surtido efecto.

La realidad:

Ayer me crucé con Rafael Hernando (esto es cierto 100 por 100), estaba paseando por el Barrio de Salamanca, trajeado y con gafas de sol a media tarde. Pude ver en su rostro el sufrimiento intrínseco, el recogimiento, la congoja que siente por el pueblo Venezolano que sufre ¡¡Y una fú!! que diría el Profesor Doncel, a Hernando, como al resto del Partido Popular,  le trae al pairo lo que le pase a los Venezolanos. Igual que al centrista y centrado Albert Rivera, que se preocupa por visitar el país en plena campaña electoral. A la derecha española y en parte al PSOE le interesa continuar con el maniqueísmo informativo sobre el país, obviando la radicalidad de la derecha Venezolana y convirtiendo en mártir al líder de la oposición. Venezuela es perfecto para no hablar de desempleo, ley mordaza, memoria histórica, sanidad, pobreza… la cortina de humo perfecta que además debilita al adversario.

Si les preocupasen verdaderamente el cumplimento de los DD.HH les invito a pasarse por el Sáhara, pueblo con el que tenemos una deuda real y nos cae más cerca. O visitar a sus amigos Saudíes, bueno, a estos ya los visitan con un hiyab en la cabeza y por supuesto de DD.HH ni mu.

Pero tranquilos, somos muchos los inmunes a la campaña del miedo. Leer, informarse y meditar contribuye a la curación, pero claro esto conlleva un esfuerzo.

1 Comment
  • Profesor Doncel

    3 junio, 2016 at 9:18 am Responder

    Unafú es todo junto.

    Fdo. el Profesor Doncel.-

Post a Comment

*