Gana España

Lo ocurrido en las elecciones generales merece tantos análisis que, en lugar de elaborar un artículo cohesionado como es costumbre en Politocracia, os ofrecemos, a modo de decálogo, una serie de píldoras con las que completar los grandes titulares que circulan estos días:

1.- Los gritos de la militancia en la sede del PSOE durante la noche electoral, escuchados en toda España, fueron “Con Rivera no”, “Sí se puede” y “No pasarán”. Hará bien Pedro Sánchez, además de felicitarse por su tenacidad, en no desoír a quienes le hicieron ganar las primarias, contra todo pronóstico.

2.- Hablando de primarias, una paradoja: parte de la victoria socialista se debe al fracaso de Susana Díaz en las elecciones andaluzas, que se convirtieron en el aviso que el electorado progresista necesitaba para despertarse del pesado sueño de la abstención y frenar a la ultraderecha.

3.- Pablo Casado se ha ganado un máster en liderazgo y estrategia que le puede convertir en digno heredero de Hernández Mancha.

4.- Albert Rivera puede estar razonablemente satisfecho, pero alguien en su partido debería decirle que necesita establecer un cordón sanitario en torno a su soberbia, si quiere algún día llegar a ser algo más que el campeón de los perdedores. De momento es el subcampeón.

5.- Recomendamos a Pablo Iglesias que mantenga la calma y la clarividencia que parece haberle dado su reciente paternidad. Le recomendamos también que llene su previsible cartera ministerial de importantes cantidades de lejía, por aquello de desinfectar las cloacas del Estado. Ya de paso, que abra las puertas y ventanas de Podemos, a ver si entra algo de aire fresco. El núcleo irradiador se estaba quedando sin fuelle a base de echar a sus operarios. 

6.- Que la extrema derecha no sume con las otras derechas es una gran noticia para España; que un partido ultranacioanalista, xenófobo y machista, con neonazis en sus filas, obtenga el 10% de los sufragios resulta lamentable en cualquier democracia. Para que el peligro que Vox representa no vaya a más, se requieren dos recetas: primera, que Ciudadanos y PP dejen de comprar y amplificar su discurso; segunda, que el nuevo Gobierno inicie el camino, de una vez por todas y con diálogo, mucho diálogo, que conduce a la resolución del problema catalán.

7.- A diferencia del nacionalismo español, que cotiza a la baja, suben los nacionalismos periféricos, y seguirán siendo fundamentales para establecer alianzas en la recién inaugurada legislatura. Dos detalles: Rufián y su gente concluyeron la noche electoral al grito de “No pasarán” (en castellano); mientras que Otegi, dirigiéndose al fascismo español, citó las emotivas y valientes palabras de Ernest Lluch (víctima de ETA), que dijo aquello de: “Gritad más, que gritáis poco. Que mientras gritáis, no matáis”.

8.- Me reforme o suprima alguien el Senado, por favor. Es la cámara de representación más inútil y menos democrática del Reino de España, con la posible excepción de las Diputaciones Provinciales… y de la propia Monarquía, claro está.

9.- Es una intuición que tengo, pero creo que el ciudadano Felipe de Borbón también ha perdido estas elecciones, y eso que no se presentaba.

10.- Francisco Franco Bahamonde: calienta, que sales.

Por Agustín L de la Cruz

1 Comment
  • Juan Antonio Doncel Luengo

    29 abril, 2019 at 7:45 pm Responder

    Qué objetividad!

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.