¿Qué es el Socialismo? tipos y características
21888
single,single-post,postid-21888,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-4.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2,vc_responsive

Socialismo: ideología, historia y características

Qué es el socialismo

El socialismo es un sistema de organización económico-social que promulga que los medios de producción sean de propiedad colectiva y su administración sea pública, bien a través de la nacionalización de estos medios centralizados en el Estado o mediante un sistema no estatal.

El sistema socialista defiende que al eliminar la propiedad privada sobre los medios de producción la riqueza se repartiría justamente y con ello se extinguirían las clases sociales.

Al existir una propiedad colectiva y una organización unificada de la actividad económica se acabaría con el capitalismo como sistema económico imperante.

 

Características del socialismo

La teoría socialista resulta algo compleja dada las numerosas ramas ideológicas que la complementan a lo largo de la historia. Pero a modo general, estas son las principales características del socialismo.

  1. – Persigue la igualdad social
  2. – Abolición de la propiedad privada
  3. – Mayor control por parte del Estado
  4. – Nacionalización de los medios de producción
  5. – Sustitución del sistema capitalista por un sistema comunista (marxismo)

 

Orígenes del socialismo

Aunque en la revolución francesa ya se contemplaban ideas socialistas, no será hasta 1830 cuando la doctrina del socialismo moderno toma forma con los denominados socialistas utópicos, Robert Owen (Reino Unido) y Henri de Saint-Simon (Francia).

La denominación de utópicos se debe la obra Utopía (Tomás Moro, 1515) donde ya se trataban ideas en contra de la propiedad privada y la acumulación de riquezas.

Una de las principales atribuciones al ideario socialista viene dada por los creadores del socialismo científico Karl Marx y Friedrich Engels.  Proponen acabar con el idealismo político del socialismo para convertirlo en una necesidad para el desarrollo de la sociedad.

El principal objetivo de este socialismo pragmático (Marxismo) era la materialización de la denominada “Revolución del Proletariado” para que el Estado pasase a estar en manos de la clase obrera.

A lo largo del siglo XX países como Rusia, Cuba o Corea del Norte basaron sus revoluciones en el ideario marxista. Pero la caída de la URSS a finales de los 80 y la necesidad de establecer gobiernos de corte totalitario como única garantía de control por parte del Estado, han contribuido a que el comunismo se haya convertido en una ideología mayormente impopular en las democracias modernas, que asumen la economía capitalista para el desarrollo de las sociedades.

Comunismo

Caricatura del comunismo (Los Simpson)

 

Marxismo, el socialismo y Karl Marx

Karl Marx (1818-1883), filósofo, político e historiador, fue uno de los principales pensadores del siglo XIX encargado de desarrollar el socialismo científico y sentar las bases del comunismo moderno.

Según Marx todas las sociedades viven en una constante lucha de clases:  feudalismo, capitalismo… donde la riqueza está en manos de unos pocos que oprimen y explotan a la otra parte de la sociedad, la clase obrera.

Inspirado en las ideas socialistas emanadas de la ilustración y como contestación a un sistema capitalista que perpetúa el reparto injusto de la riqueza, Marx desarrolla junto a Engels el socialismo científico. A través de una concepción materialista de la historia (materialismo histórico) pretende cambiar el sistema imperante por otro más justo, es decir, sustituir capitalismo por el comunismo.

Karl Marx y Friedrich Engels

Karl Marx y Friedrich Engels

 

Según el marxismo, el comunismo sería la última etapa una vez superado el capitalismo.

Para lograr esta transformación de la sociedad, el marxismo defiende que la clase oprimida debe tomar el poder ejercido por el Estado (herramienta de la clase burguesa para controlar al proletariado según la teoría), una vez tomado el control, establecer la “dictadura del proletariado” para acabar con toda clase social.

El concepto de Estado sería sustituido por una organización encargada de planificar la vida social, política y económica de las sociedades para obtener el bien común.

 

Socialismo y socialdemocracia

Cuando los gobiernos contemporáneos hablan de socialismo, en la mayoría de casos se están refiriendo a socialdemocracia.

Aunque la socialdemocracia no tenga la entidad de ideología política, sí que supone una modulación y evolución de las doctrinas socialistas.

En el sentido más amplio, la socialdemocracia defiende la intervención del Estado para corregir las desigualdades, pero dentro del marco de la economía de libre mercado.

A través de las regulaciones del mercado y la redistribución de la renta (impuestos), intenta guiar al capitalismo hacia unos resultados más sociales e igualitarios que velen por el interés de general.

En el plano político establece la democracia representativa como principal sistema de elección de gobiernos y gestión de la vida pública.

La Internacional socialista

La Primera Internacional fue fundada en Londres en 1864, se trataba de una organización que agrupaba a fuerzas de izquierdas, inicialmente grupos sindicales, socialistas y anarquistas; ingleses, franceses e italianos. Hasta que en 1872 los anarquistas fueron excluidos de la organización.

En 1889 tuvo lugar en París la Segunda Internacional, a diferencia de la Primera, en esta ocasión los partidos socialistas y laboristas participantes buscaban la coordinación en sus acciones. El día del Trabajador el 1 de mayo o el día de la Mujer Trabajadora el 9 de marzo son fruto de la Segunda Internacional.

Las acciones de la Internacional se llevaban a cabo en los distintos Congresos y conferencias celebrados a lo largo del tiempo: París (1889), Bruselas (1891), Zúrich (1893), Londres (1896), etc.

El socialismo en España

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) fue uno de los primeros partidos obreros en Europa. Fundado en mayo de 1879 por Pablo Iglesias Posse (1850-1925), aspiraba a ser el partido que aglutinase a toda la clase obrera española bajo la ideología socialista y marxista.

mitin de Pablo Iglesias Posse

Pablo Iglesias Posse dando un mitin

No sería hasta las elecciones de mayo de 1910 y bajo una coalición de partidos de izquierdas, Conjunción Republicano-Socialista, donde el PSOE lograría su primer escaño en las Cortes, ocupado por el propio Pablo Iglesias.

A partir de ese momento el PSOE ya siempre formaría parte, en mayor o menor medida, del parlamento español hasta su ilegalización en 1939.

La representación obrera no solo estaba presente en las Cortes a través de la acción política del PSOE, su acción sindical era aún más aglutinadora gracias a UGT (Unión General de los Trabajadores) sindicato fundando también por Pablo Iglesias y que durante décadas estuvo vinculado al partido.

Después de la Revolución Rusa de 1917 el socialismo europeo sufrió una ruptura, lo que se denominó Crisis de las Internacionales, entre los partidarios de la Internacional Comunista rusa, el Partido Comunista de España (1921) y los sectores más moderados que permanecerían en la Segunda Internacional, PSOE.

Durante la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930) existió una fuerte colaboración entre el régimen, el PSOE y la UGT para llevar a cabo una serie de políticas de izquierdas y legislación social. Colaboración muy criticada por otras fuerzas de izquierdas como anarquistas y comunistas, aunque en los últimos años de la dictadura, todas las fuerzas de izquierdas, incluido el PSOE, se mostraron a favor de apoyar la II República.

Durante el primer bienio de la II República, varios partidos de izquierdas entre los que destacaban PSOE, Acción Republicana y Partido Republicano Radical Socialista fueron los encargados de sostener a los gobiernos de Manuel Azaña.

En las elecciones de 1933 la coalición de derechas CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas) logró el máximo apoyo dando paso a unos años de confrontación y radicalización de determinados sectores se la izquierda, que acabó en la Revolución de 1934, solo triunfante en Asturias y con destacado éxito entre los sectores nacionalistas catalanes.

En las elecciones de 1936 las fuerzas de izquierdas lograron una ajustada victoria bajo una coalición de socialistas, comunistas y nacionalistas denominada Frente Popular. Etapa que se vio interrumpida con el alzamiento militar del 18 julio y la guerra civil.

Con el triunfo de los sublevados, todas las fuerzas y organizaciones democráticas fueron ilegalizadas y sus líderes fueron ejecutados o exiliados. En España no volvería a existir un gobierno socialista hasta cuarenta y tres años después con el triunfo del PSOE de Felipe González en 1982.

Partidos socialistas en España

Los partidos socialistas españoles destacan por llevar a cabo las políticas más progresistas y sociales: defensa de sistema público de pensiones o sanitario, ley del divorcio, ley de aborto, ley del matrimonio entre personas del mismo sexo…

El PSOE (Partido Socialista Obrero Español), fundado en 1879, fue el primer partido socialista y progresista de nuestro país, aunque existen otras fuerzas de izquierdas:

  • PSOE
  • Izquierda Unida
  • Podemos
  • ERC

 

Por Francisco Blanco

Artículos relacionados

No Comments

Post a Comment

*